No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas: tonta no es suficiente

El Karma es la energía transcendente e invisible que se deriva de nuestros comportamientos y que va acumulando consecuencias y pagos conforme a ellos.

María Ripoll utiliza esta ley como argumento de su película No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas.

Todo en Sara es mala suerte, lo que sucede negativo en su vida se lo adjudica al karma. Su negocio  en la quiebra, su novio está lejos en otro país y sus padres a punto de divorciarse. Para variar su hermana se casa con el que fuera su antiguo amor en la escuela.

No hay ninguna ley que pueda salvar a esta desastrosa comedia, aburrida y con un argumento tan patoso.

Es una película romántica vacía de humor, de amor, no hay empatía con los personajes, precisamente porque al material le falta solidez.

No culpes al Karma es tan tópica y mediocre como la propia vida de su protagonista.

Entre sus lauros cuenta con nominación a vestuario en los Premios Goya.

Ripoll presenta su trabajo menos feliz, peor pensado y claro está torpemente ejecutado.

El reparto tampoco contribuye a la realización de la cinta, Verónica Echegui, es pedante, rígida y sobreactúa todas sus escena. Álex García y David Verdaguer, otro tanto.

Yo no culparía al karma, a la suerte , ni al destino, hay buenas y malas películas y esta sencillamente es de lo peor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s