Shut In: siniestra obsesión

Luego de dirigir las desafortunadas series Los mosqueteros y Daredevil , además del próximo estreno Iron Fist, el realizador Farren Blackburn sugiere un thriller psicológico.

Shut In se centra en una mujer que vive aislada en el bosque con su hijastro, quién ha quedado en estado vegetativo tras sufrir un accidente. Decidida a internarlo en un lugar de cuidados especiales se enfrentará a una tormenta e inesperados acontecimientos.

Sin rumbo comienza esta película, atestada de malas ideas y poca originalidad.

Demasiado anodina para ser tomada en serio, Shut In es de manual, thriller barato de atmosfera menguada y sonidos pueriles.

Farren Blackburn confía en que su obra sea una invención del género sobre todo con ese giro inverosímil en el guión tan deficiente como improbable.

La película es un instrumento poco afilado, insatisfactorio y desagradable.

Naomi Watts impone carácter, destaca entre los actores del filme , no es un trabajo pretencioso, da lo mejor de sí, es ofensiva su nominación a los Premios Razzie.

Jacob Tremblay encasillado en su traje de niño abandonado, con cierto aire fantasmagórico.

Shut In atraerá a espectadores de bajo perfil y de susto fácil, los más rigurosos pasarán de ella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s