Bibliotecas míticas de la historia: La biblioteca de Pérgamo

Ruinas de la vieja ciudad de Pérgamo.Hoy en día apenas quedan unas cuantas ruinas de la ciudad de Pérgamo, antiquísima urbe griega del Asia Menor, situada a pocos kilómetros del Egeo, en la región de la Eólida. Forma parte de Turquía y sus restos se mezclan con la ciudad de Bergama. Escogida en 2014 por la Unesco como patrimonio de la humanidad, pocos saben que en su día esta ciudad albergó una de las bibliotecas más grandes de la historia antigua, rivalizando en poder e influencia con la mismísima biblioteca de Alejandría.

Estamos hablando de la época helenística, del 323 al 31 antes de Cristo, donde la rivalidad entre los diferentes reyes y emperadores de la zona se hizo patente en varios aspectos al margen de la guerra, como por ejemplo, la importancia de sus bibliotecas. Todos querían ser los garantes de la cultura griega, así que tras la fundación de la biblioteca de Alejandría no fueron pocas las que trataron de igualar su importancia. De todas ellas destacó la de Pérgamo.

Fundada un siglo más tarde que la de Alejandría, casi todo el conocimiento que tenemos sobre la de Pérgamo nos viene dado por los comentarios de Plinio el Viejo. La construcción se inició con Átalo I, pero fue su hijo, Eumenes II, el que puso los recursos para alcanzar los 200.000 volúmenes de los que se enorgullecía. No sólo era un lugar de almacenamiento, claro, allí se dieron cita algunos de los grandes eruditos y estudiosos de la época, atraídos por los libros y por las escuelas que se fundaron en su interior. Las bibliotecas también luchaban por atraer a las mejores mentes de su época en una rivalidad muy agresiva.

De hecho, la confrontación entre la biblioteca de Alejandría y la de Pérgamo supuso un cambio radical en la historia del libro. Hartos de la creciente influencia de Pérgamo, desde Alejandría se promovió un bloqueo de la exportación de papiro, lo que motivó la adopción de un soporte poco conocido hasta la época: la piel de animal tratada, que, a partir de entonces, comenzó a llamarse pergamino, precisamente por la biblioteca.

Quizá muchos crean que con la destrucción de la biblioteca de Alejandría la de Pérgamo se convirtió en la más importante de su época, pero en realidad no fue así. Tras el enfrentamiento de Julio César con el ejército egipcio, Marco Antonio decidió enviar la colección de Pérgamo a Alejandría como medida de gracia. También se cuenta que en realidad fue un regalo de boda de Marco Antonio a Cleopatra.

En la actualidad no quedan registros de los libros que pudo almacenar en su día, pero su importancia como una de las grandes bibliotecas de la historia es innegable, así como su papel en la difusión de un nuevo soporte que se convertiría en fundamental en los siglos posteriores.

¿Y vosotros? ¿Conocíais la biblioteca de Pérgamo? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s