The Light Between Oceans: porque siempre hay una luz

Se acerca la temporada de premios y una de mis favoritas es The Light Between Oceans dirigida por Derek Cianfrance (‘Blue valentine’), pese a su subvalorada y malentendida recepción de la crítica.

Basada en la novela de M.L. Stedman, el melodrama se sitúa en Australia 1926 cuando Tom Sherbourne y su joven esposa Isabel encuentran un bote con un hombre muerto y un bebé. Ambos adoptan la criatura y lo crían sin dar parte a las autoridades. Todo marcha bien hasta que descubren que la verdadera madre está viva.

La cinta no fue bien recibida en Venecia donde concursó, sin embargo a mí me ha resultado redonda, gratificante y espléndida.

The Light Between Oceans es serena, levemente poética, un tanto ensimismada.

Con una impecable fotografía y un cuidado técnico visible en las características de la producción, el director Derek Cianfrance  arma una historia dotada de profunda calidez, estilizada y armónica acompañada de la fascinante banda sonora

Dueña de una mayor solvencia narrativa, y capaz de extraer lo mejor de sus dos protagonistas, ofrece una cinta intimista y dura.

El trabajo de Michael Fassbender y Alicia Vikander es superlativo, llenan la pantalla, deberían sin lugar a dudas ser nominados por la Academia.

No hay ningún plano gratuito en The Light Between Oceans, está narrada con enorme talento y donde destaca la portentosa interpretación de su pareja de actores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s